8 de octubre de 2012

CREEPYPASTA- Polybius




Hay una vieja leyenda urbana que gira alrededor de las máquinas recreativas que tuvieron su época dorada durante los años 70 y 80. Según cuenta la historia, en una fría una noche de 1981, una galería de recreativas de Portland, Oregon, recibió un pedido muy especial. Sin embargo, esta tienda no fue la única. Se distribuyeron un puñado de estas maquinas a través de la ciudad. Según se decía, todavía estaba en etapa de prueba...

Durante el corto período que estas recreativas estuvieron a disposición del público, aquellos que la jugaban decían tener pesadillas o despertarse en el medio de la noche sumidos en un pánico inexplicable. Hubo otros que reportaron que el juego les trajo severos problemas de memoria. Y lo más terrible de todo es que, al finalizar de jugar, decían tener un gran odio por la máquina que luego desaparecía gradualmente.

Y así sin aviso, volvían a tener ganas de jugarlo, como si fuese una adicción. Otras personas dijeron que al terminar de jugar no recordaban bien de qué se trataba. Por eso, los datos son tan esquivos. Como suceden con todos los mitos.

Se decía que el remitente del envío era una compañía con nombre alemán llamada Sinnesloschen, que traducido sería algo como: “Pérdida de los Sentidos”. Más allá de todo lo que acabamos de decir, eso es solo el principio, la base de la leyenda.

Algunos testigos han jurado haber visto hombres vestidos de traje negro observando la máquina y tomando notas de quienes habían hecho las puntuaciones más altas y hasta cambiando la configuración del juego.

Por supuesto, no hay manera real de probar estas cosas, pero algunas personas han dicho que en ciertas ocasiones estos hombres misteriosos olvidaban la pantalla de configuración abierta y dentro se leían cosas tales como: "índice de suicidio", "terrores nocturnos", "amnesia" o "alucinaciones auditivas".

Ésta es solo una parte de la información recopilada a través del tiempo. Es difícil de creer todo esto, sobre todo viniendo de una época tan distante. A simple vista parece ser la mejor campaña de marketing para promocionar un juego, pero mientras más nos metemos en la historia, más podemos ver la profundidad a la que llega, ya que todavía hay más por develar.

Todavía sigue siendo un misterio lo que realmente sucedía con las personas que jugaban Polybius (si es que existió), pero yendo para el lado más paranormal, algunas personas dijeron que mientras jugaban podían ver por el rabillo del ojo como se formaban rostros fantasmales que se acercaban a la pantalla. Aseguran, incluso, que -de vez en cuando- aparecían mensajes subliminales, imposibles de leer. Una persona juró que pudo llegar a distinguir... “Kill Yourself''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada